Skip to main content
Dr. Rafael Fernández Liesa | Dra. Laura Pérez Delgado

Preguntas frecuentes

Esto es donde encontrarás la mayoría de las respuestas. Si aún quedan preguntas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.
¿Qué se puede corregir con una rinoplastia?
La rinoplastia es una cirugía que puede corregir una amplia variedad de imperfecciones en la nariz, como la forma, el tamaño, la asimetría y las desviaciones del tabique. También se puede utilizar para mejorar la función respiratoria si hay problemas estructurales en la nariz. Algunos de los problemas estéticos que se pueden abordar con una rinoplastia incluyen la nariz grande, la nariz aguileña, la punta de la nariz bulbosa o caída, la nariz torcida o la nariz ancha. En última instancia, la rinoplastia se personaliza para las necesidades y objetivos de cada paciente individual.
¿A partir de qué edad me podría hacer una rinoplastia?

Debemos esperar a que las estructuras que conforman el tabique nasal se hayan desarrollado y madurado por completo. De lo contrario, podrían aparecer deformidades y cambios no deseados tras la cirugía. Lo recomendable es esperar hasta los 18 años. A partir de entonces ya no hay ninguna limitación en cuanto a la edad.

¿La rinoplastia debe hacerse con anestesia general?

Aunque es posible realizarla con sedación y anestesia local, nosotros preferimos la anestesia general. La intubación oral aporta seguridad al procedimiento y es mucho más cómodo para el paciente. Hay que tener en cuenta que se trata de una intervención de 3 horas de duración aproximadamente.

¿Tendré que pasar alguna noche en el hospital tras la intervención

Si, tras la intervención el paciente pasa una noche en el hospital y al día siguiente es de nuevo valorado por nosotros. Si la evolución ha sido favorable es dado de alta. El ingreso no suele durar más de 24 horas.

Si tengo problemas para respirar y me quiero operar por estética, ¿va a mejorar esta dificultad respiratoria al operarme?

En este caso eres todavía un mejor candidato para esta cirugía. Realizaríamos una rinoseptoplastia corrigiendo tu problema obstructivo nasal y en el mismo acto quirúrgico llevaríamos a cabo los cambios estéticos. Obtendríamos una mejora en el resultado estético, pero también en calidad de vida al respirar mejor por la nariz.

¿Cuánto tiempo me dejan la nariz taponada?

No todos los pacientes precisan de taponamiento postoperatorio, solo aquellos a los que se les ha corregido la desviación del tabique. Solemos mantener el tapamiento nasal como máximo 48 horas. Habitualmente colocamos un taponamiento especial con el que los pacientes pueden respirar en el postoperatorio inmediato, lo que lo hace mucho más cómodo que los taponamientos clásicos.

¿Tendré que llevar férula sobre la nariz?

Normalmente sí. Nos ayudará a controlar la inflamación durante la primera semana y protege la estructura nasal que está más vulnerable a cualquier impacto o presión local.

¿Cuántos días de baja para la recuperación recomendamos?

Entre 7 y 10 días es necesaria puesto que en este período es cuando llevarás la férula y son los días que necesitan los pacientes para que baje la mayor parte de la inflamación y el hematoma facial. Dependiendo del tipo de trabajo del paciente y de la evolución, recomendaremos prolongar la baja una semana más. En este tiempo ya no suele haber dolor, sólo suelen quedar restos de hematoma facial y congestión nasal.

¿En qué momento se puede considerar que se ha alcanzado el resultado definitivo?

A los 3 meses ya vamos a tener una idea muy aproximada al resultado final, aunque pueden ocurrir sutiles cambios a lo largo del primer año.

Rinoplastia ultrasónica ¿sí o no?

Salvo casos especiales hoy en día siempre lo recomendamos. Las ventajas no solo son una recuperación más rápida y confortable, además se trata de un instrumento que aporta precisión para remodelar la estructura nasal y puede mejorar los resultados finales.

¿Cómo puedo prepararme para la cirugía de rinoplastia?

Antes de la cirugía de rinoplastia, se suelen dar instrucciones detalladas sobre cómo prepararse. Se debe evitar tomar ciertos medicamentos como la aspirina o el ibuprofeno, una semana antes de la cirugía. Esto es debido a que dichos medicamentos pueden aumentar el sangrado intraoperatorio. Es importante avisarnos si las semanas previas a la fecha de la intervención tiene síntomas como fiebre, tos o cualquier otro síntoma infeccioso. En ese caso deberemos valorar si es o no necesario posponer la intervención.

Nuestra misión es que tu sonrisa sea nuestra prioridad

Ponte en contacto con nosotros